Servicios/ Meditaciones/ Meditación para la transformación

llámanos 998 240 3684

Meditación de Kundalini Yoga para la transformación.

Siéntate cómodamente para que puedas meditar con la columna recta.
Coloca ambas manos en forma de puños sobre tu diafragma. Haz que los nudillos medios de cada dedo de Saturno (dedo del medio) se toquen.
La presión sobre este nudillo central inmediatamente da confianza. Extiende tus dedos Júpiter (dedos índice)  hacia afuera de tu cuerpo y deja que las puntas se toquen, formando un tipi. Extiende tus pulgares hacia arriba y estiralos hacia atrás tanto como sea posible. Tocando desde el último nudillo hasta la punta. Su conexión puede ser diferente con diferentes personas. Si tu ego es muy grande, entonces no van a doblar de nuevo mucho y te sentirás mucho dolor. Incluso si tu ego es un poco más pequeño y se doblan de nuevo muy lejos, el dolor todavía vendrá después de un tiempo.
Por lo tanto, tus manos están tocando en los nudillos del dedo de Saturno, dedos de Júpiter, y los pulgares. Están colocados al nivel del diafragma, tocando tu cuerpo. Los pulgares están estirados hacia atrás.

Inhala profundamente hacía el diafragma y canta Waajey Guruu 40 veces en este mismo aliento. Hay dos factores importantes en este canto: En primer lugar, cuando te quedas sin aliento, detente. No hagas trampa y sigas cantando. Espera el ciclo de la respiración para comenzar de nuevo.  Puedes, sin embargo, comenzar por cantar Waajey Guruu 16 o 24 veces hasta construir un máximo de 40 repeticiones, que es el ideal. En segundo lugar, Waajey Guruu debe ser cantado en tres partes. Waa significa infinito, Jey significa Tú, y Guruu es el Sí mismo. Cuando es cantado de esta manera, Waa - Jey Guruu te lleva muy cerca de Dios. Por lo tanto, hay tres partes distintas a esta meditación: Waa, Jey y Guruu. Pueden ser cantadas con lentitud o no. El tiempo no importa, sino el ritmo de tres tiempos. Debe ser establecido correctamente. Puede comenzar la práctica de esta meditación con 10 a 15 minutos; no hay límite máximo, pero 31 minutos es en general, una buena longitud.

Cuando vemos las nubes oscuras que vienen sobre la montaña, buscamos refugio porque sabemos que hay un peligro inherente en esas nubes. Podemos empaparnos; podemos ser alcanzados por un rayo. Esta meditación despeja la oscuridad de las nubes en nuestro corazón y nos ayuda a evitar el peligro inherente. Ajusta la percepción de nuestra proyección y evita acciones extrañas que resultan de una auto-imagen pobre.

En 10 - 15 años, la locura del mundo será tan grande que la gente va a volverse loca y saltar como monos sin ton ni son. Muchos de los sistemas nerviosos fallarán totalmente. La gente va a caer sobre sus hombros y gritar con la boca torcida. Si no se les puede ayudar de otra manera, haz que hagan esta meditación, incluso si tienes que poner pegamento en sus manos para mantenerlas juntas. De hecho, si tu has dominado esta meditación, todo lo que necesitas hacer es sentarte con ellos y tener las manos en el mudra adecuado. Todos recibirán los beneficios. Para dominar esta meditación, debe ser practicada 120 días. Que es de 40 días para cada uno de los 3 ciclos. Ese es el tiempo más corto posible. Pueden pasar hasta 40 años. Depende de la fuerza y sinceramente lo practiques. Sin embargo, casi siempre se empiezan a notar algunos efectos en unos 120 días. Los efectos son los siguientes:

1) Cuando hablas, el poder de la escucha y la comprensión se da automáticamente a la persona que está hablando,
2) Lo que tú digas, lo recordarás, y
3) Tus dichos no serán olvidados entre los humanos.

A veces, cuando comiences la práctica, sentirás una presión alrededor de los pulmones y la glándula tiroides. Este es un efecto muy temporal. Más tarde te sentirás muy joven, muy enérgico y muy levitado. La acción de la lengua, ya que toca la parte superior del paladar hace que el nervio central o su terminación sea estimulado. Esto hace que el tálamo segregue un goteo, hace que la pineal irradie, y a la hipófisis segregar también. La energía en el punto del ombligo se extenderá hasta la base de la columna vertebral, y luego de nuevo todo el camino hacia arriba, atrás y adelante. Conseguirás una sensación de amplios horizontes, lo llaman la iluminación.

Enseñado por Yogui Bhajan el 08 de marzo de 1976